2014/02/07

El vino es algo... ¿viejuno?

Hace pocos días, leí una entrevista a Álvaro Palacios en la que comentaba que el problema en España es que los jóvenes no beben vino. Y creo que no puede tener más razón. El consumo de vino en España está en caída libre desde hace años, no por la crisis, sino porque más bien parece que cada día mueren bebedores de vino que no serán reemplazados... 


Y, a pesar de los estudios que se hacen sobre el tema, y de propuestas que parece que sí que atraen a los jóvenes, lo cierto es que los españoles más jóvenes pasan olímpicamente de beber vino y lo perciben como algo de mayores, "viejuno" que diría el gran Joaquín Reyes...


Riojano, joven y fresco, propuesta de Rioja que triunfa en la calle
Yo no creo que sea falta de “formación”, hace poco leía este artículo sobre “Educar al consumidor” y, sinceramente creo que tanta teoría y tanta educación al respecto solo aleja más a los posibles nuevos y jóvenes consumidores de vino. 




Este video de Berto Romero creo que anda bastante acertado sobre la parafernalia alrededor del vino. Igual que se nos acusa a los arquitectos, a veces con razón, de hablar "en arquitecto" existe el "idioma del vino" que no se queda atrás...


video


Creo que una de las claves es el mensaje que se transmite generalmente cuando se promociona el vino, el contenido de la publicidad del vino en muchos casos parece no haber evolucionado mucho desde los carteles y anuncios que he incluido al comienzo del artículo, de varias bodegas riojanas de mediados del siglo pasado. Por no hablar de la utilización de la figura femenina que se sigue haciendo en este tipo de publicidad.



Casi siempre las referencias que encontramos son la Tradición, la Calidad, la Historia… Todas más que respetables, pero no son exactamente lo que conecta con un público joven. 



Yo no soy ninguna experta ni en marketing ni en comunicación, ni pretendo hacer de esto ningún análisis, es solamente mi opinión como aficionada, desde la posición de consumidora. Otros blogs y otros foros se dedican únicamente a esto. 



Mientras tanto, la cerveza se vende como algo joven, divertido, con buena música, gente guapa… vamos, que la calidad se da por supuesta y lo que se transmiten son sensaciones y vivencias, ya lo dice uno de sus últimos hastags: #mediterráneamente.


Para ser justos, hay vinos y campañas de bodegas que sí parecen querer conectar mejor con un público más joven, y el Consejo Reguladorde Rioja, por ejemplo, es un ejemplo de actividad en redes sociales y campañas vivas y dinámicas (@RiojaWine_ES).


La última de sus campañas en la que yo participé en Twitter (y gané tres fabulosas botellas de crianza de Rioja), tiene un lema súper positivo que yo me pienso aplicar este fin de semana #Celebra la Vida.

6 comentarios:

  1. Cuanta razón! lo Berto es exagerado, pero en los últimos años se ha generado en torno al vino un halo de complejidad, misticismo, especialización o viejuno que no le ha hecho ningún bien.

    ResponderEliminar
  2. Si Javi, la cosa podría ser más sencilla, seguro. Y tú que crees que haría de todo esto algo más atractivo para los jóvenes?
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada. Lo cierto es que existen dos problemas fundamentales en el vino para dirigirse a un público joven. Por un lado el posicionamiento, que si no es de "viejunos" (creo que es algo que se está perdiendo) está reservado a grupos de sibaritas y snobs, y por otro lado la comunicación, que si bien es cierto que la publicidad convencional en general ha evolucionado poco, los mensajes y canales no se adaptan a un público joven. La estrategia debería evaluarse porque vemos que en lugares como La Rioja donde existe una cultura del vino los jóvenes responden (ahí están eventos como Rioja Joven, catas de vinos, etc.). El problema no es del producto desde luego.

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina,
    Gracias por tu aportación. Desde luego estoy de acuerdo que el producto no es el problema. El hacer descubrir y sobre todo valorar el vino por público más joven sí que es más difícil.
    A veces se habla del tema económico, como si el precio fuese el obstáculo para acercar el vino a todos, pero sinceramente tampoco estoy de acuerdo, el consumo de bebidas alcohólicas no desciende y su precio no es obstáculo.
    Pero tengo que admitir que tampoco puedo ser objetiva, porque viviendo en La Rioja y descendiente de riojanos, lo llevo en la sangre, es parte de mi cultura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Eva, qué chulo/divertido (Berto lo clava) el post.

    Sí, a veces puede parecer 'viejuno' pero yo diría que en la franja de 30-40 saber/beber vino es hasta 'chic', no?

    Es un buen tema de conversación en reuniones con gente que no conoces y siempre da mucho juego. Eso sí, si das con el sibarita de turno.. y tu conversación se convierte en algo donde casi casi te invitan a tomar apuntes ya es otro tema... ;-)

    El boom 'erudito' también está llegando a las cervezas... miedo me da dónde acabará todo esto! XD


    Fdo: una vinoblancoadicta

    ResponderEliminar
  6. Libe, tienes toda la razón, el tema de los sibaritas últimamente no tiene fin, he llegado a leer sobre cata de aguas, en fin, yo me quedo con el vino, yo con el tino, por cierto. Un blanco súper recomendable el alemán de mi anterior post, joven, suave y un punto dulce.
    Creo que el tema de los jóvenes y el vino es algo difícil de arreglar, aunque yo estoy en esa franja de los 30-40 y me sigo sintiendo joven y me encanta probar vinos y aprender cada día un poco más... será cuestión de años que los que ahora tienen veintitantos lo empiecen a apreciar.
    Un saludo!

    ResponderEliminar